Carbón para Mike · 25/07/2013

En 1926, Bertolt Brecht escribió un poema que Hans Eisler, compositor de muchas de sus producciones teatrales y canciones de protesta, convirtió en canción. Se basaba en una historia del relatista estadounidense Sherwood Anderson, sobre la viuda de un ferroviario de la Wheeling Railroad Company que se había quedado sin pensión tras la muerte de su esposo. Cuando los trenes pasaban por delante de su casa, los fogoneros le lanzaban carbón para que no pasara frío en invierno.

Éste es el poema, traducido con prisas y, en consecuencia, inevitablemente imperfecto. Pero la ocasión lo merece. Por los fallecidos en el accidente de Santiago de Compostela, por los bomberos que han suspendido su huelga para participar en las labores de rescate y por los propios ferroviarios, que los días 31 de julio y 14 y 30 de agosto protestarán contra la privatización y el desmantelamiento progresivo de nuestra red de ferrocarriles.

Jesús Gómez Gutierréz
Madrid, 25 de julio.

    Carbón para Mike

    Bertolt Brecht


    He sabido que en Ohio,
    a principios de este siglo,
    había una mujer de Bidwell
    que vivía en la miseria:
    Mary McCoy, viuda de un guardavía
    llamado Mike McCoy.

    Pero todas las noches,
    desde los estruendosos trenes de la Wheeling Railroad,
    los guardafrenos lanzaban un pedazo de carbón
    por encima de la valla del huerto de patatas,
    gritando con prisas y voz quebrada:
    «¡Para Mike!»

    Y todas las noches, cuando el pedazo de carbón para Mike
    pegaba en la pared trasera de la casucha,
    la vieja se levantaba, se ponía un vestido
    somnolienta
    y recogía el pedazo de carbón,
    la ofrenda de los guardafrenos a Mike, muerto pero no olvidado.

    Se levantaba temprano, mucho antes del alba,
    y escondía sus regalos a los ojos del mundo
    para que los guardafrenos no tuvieran problemas
    con la Wheeling Railroad.

    Este poema está dedicado a los camaradas
    del guardavía Mike McCoy
    (cuyos pulmones, demasiado débiles
    no soportaron los trenes carboneros de Ohio),
    en solidaridad.





    Kohlen für Mike

    1

    Ich habe gehört, daß in Ohio
    Zu Beginn dieses Jahrhunderts
    Ein Weib wohnte zu Bidwell
    Mary McCoy, Witwe eines Streckenwärters
    Mit Namen Mike McCoy, in Armut.

    2

    Aber jede Nacht von den donnernden Zügen der Wheeling Railroad
    Warfen die Bremser einen Kohlenklumpen
    Über die Zaunlatten in den Kartoffelgarten
    Mit rauher Stimme ausrufend in Eile:
    Für Mike!


    3

    Und jede Nacht, wenn der Kohlenklumpen für Mike
    An die Rückwand der Hütte schlug
    Erhob sich die Alte, kroch
    Schlaftrunken in den Rock und räumte zur Seite den Kohlenklumpen
    Geschenk der Bremser an Mike, den Gestorbenen, aber
    Nicht Vergessenen.


    4

    Sie aber erhob sich so lange vor Morgengrauen und räumte
    Ihre Geschenke aus den Augen der Welt, damit nicht
    Die Bremser in Ungelegenheit kämen
    Bei der Wheeling Railroad.


    5

    Dieses Gedicht ist gewidmet den Kameraden
    Des Bremsers Mike McCoy
    (Gestorben wegen zu schwacher Lunge
    Auf den Kohlenzügen Ohios)
    Für Kameradschaft.


— Jesús Gómez Gutiérrez

/


Comentarios

Ayuda Textile