Apuntes sobre la inmigración (II) · 06/04/2008

Hasta hace poco tiempo, el silencio era norma general de la política española ante cualquier circunstancia relacionada con la inmigración que no tuviera lecturas positivas. En su aspecto más razonable, se pretendía evitar lo sucedido en las últimas elecciones: que un partido, en este caso el PP, lo aprovechara para hacer demagogia. Pero suele ocurrir que las palabras más peligrosas no son las que se dicen, sino las que se callan. Lo primero que se necesita para solucionar un problema es reconocerlo.

Las estadísticas afirman que el porcentaje de víctimas de violencia sexista es significativamente alto entre las inmigrantes. Todo un secreto a gritos; proceden de ámbitos culturales dominados por el machismo y donde la mujer ocupa un lugar tan subalterno que el viejo «si no me pega es porque no me quiere» campa a sus anchas. Y si alguien cree que el tiempo y el propio contexto social español se encargarán de normalizar la situación a corto plazo, comete un error.

No se trata de pedir milagros a los gobiernos. Se trata de exigir que pongan los medios necesarios para eliminar cualquier isla de ausencia de derechos y de impunidad. Porque los españoles no podemos hacer gran cosa para contribuir a la evolución de las sociedades latinoamericanas, pero tenemos la obligación de actuar en favor de la América que vive entre nosotros. Que ya es nosotros.



Diario Público. España, 6 de noviembre del 2008.
(Más información: Apuntes sobre la inmigración (I). Diario La Insignia.
España, 21 de agosto del 2006.)


— Jesús Gómez Gutiérrez

/


Comentarios

  1. Estimado Jesús, pongo en tu conocimiento que Antonio Álvarez del Cuvillo dedica casi exclusivamente su blog a las cuestiones de la inmigración. AAC es un tío muy formal, como se dice en Parapanda. Lo tengo linkado. Saludos primaverales

    José Luis López Bulla · 8 abril 2008, 09:36 · #

Ayuda Textile