Tarde de abril · 25/04/2010

Han pasado tres años desde que escribí estas líneas. No son muchos; bastante menos que el tiempo dedicado por un puñado de personas a un objetivo que, hasta hace poco, se despreciaba o se consideraba irrelevante: el juicio de los crímenes del franquismo. Ayer, día 18, la jueza argentina María Servini de Cubría dictó orden de detención contra cuatro torturadores del régimen. Llega inevitablemente tarde y no es más que una mota, pero es. Puede que algún día, cuando la inteligencia y el carácter de España vuelvan del exilio, tengamos algo más que una noticia procedente de un país hermano. Estamos en deuda con nosotros mismos y, a través de nosotros, con el mundo que empezó a nacer en Núremberg.

Madrid, 19 de septiembre del 2013.


Tarde de primavera en Madrid, con Alcalá jugando a verano. Desde la Gran Vía, cortada a la altura de Red de San Luis, se adivina que la manifestación de hoy será un éxito; la gente abarrota el espacio entre el Círculo de Bellas Artes, el Banco de España y Metrópolis, lo cual significa que en Cibeles, el punto de partida, ya no cabe nadie. La impresión se confirma segundos después. Los que van llegando se detienen o se mezclan con el resto y hay tiempo para calcular los detalles de estas cosas, gente, edad media, procedencia, sectores.

Sabemos por qué estamos aquí. Sobra recordarlo, aunque a algunos nos gustaría que se diera más peso a un concepto que luego se escuchará en la tribuna de oradores: justicia universal. Se equivocan los que piensan que ésta es la historia de un tribunal y un juez, pero tampoco es únicamente la historia de varias decenas de miles de españoles enterrados en campos y cunetas; ni siquiera es un asunto del pasado, sino del futuro, el que se pone en peligro cada vez que un Estado desmonta o limita la herencia de Núremberg. Nuestros muertos son más que nuestros muertos. El exterminio de una parte de la población española es más que un problema de España. Por eso se desdibujan las fronteras y se acude a tribunales de otros países, como Argentina, para hacer posible lo que la Justicia y el Parlamento del Reino rechazan.

Entre los asistentes hay menos políticos de lo habitual. Por su falta de estructura, por la escasez de pancartas y por la práctica ausencia de megafonía se nota que no es una movilización como muchas, con todo atado y bien atado. La cabecera, que a las seis y veinte se encuentra junto a Marqués de Cubas, se encuentra completamente desbordada por delante; cuando alcance Sol, la plaza tendrá que ensancharse a duras penas, sacando espacio de la nada, cuerpo contra cuerpo. La gente enarbola retratos de familiares desaparecidos. La gente enarbola caras que resumen; Lorca, Companys, Miguel Hernández que mira la ciudad y empieza, para quien sepa oírlo, «paso a paso, mi tierra vuelve a mí». Paso a paso, a pesar de la inquina de unos y del interés de otros, ausentes por la razón de Estado o por un motivo bastante más miserable: sus medallas de papel de la Transición.

A las ocho menos un minuto de la tarde, concluidas las intervenciones, se pide un minuto de silencio. Todavía no han sonado las campanas del antiguo Ministerio de la Gobernación, donde en 1931 se proclamó la República, cuando ésta toma el protagonismo que ha tenido durante toda la marcha y afirma, en los puños en alto, en las miradas de complicidad, que hoy se retoma el camino. Tardará más o menos. Se negará tanto como se pueda. Se dirá que es secundario, inconveniente, imposible. En el extremo opuesto de la plaza, ya a las ocho, un balcón abierto pide exactamente lo que hemos venido a pedir, con las notas de una canción: es el himno de Riego.

Madrid, 24 de abril.


Más información en La Insignia:

Textos sobre la Justicia universal
Un plan de exterminio
Sentencia de la Cámara de los Lores en el caso Pinochet (1998).
(Traducción de Natalia Cervera y Jesús Gómez Gutiérrez.)
La narración


— Jesús Gómez Gutiérrez

/


Comentarios

  1. Han pasado unos mesos, así fué; especial, diferente. El silencio anterior y posterior a los dos minutos; la música en ese preciso momento, hoy digo que era el miedo, la prudencia el engaño de tantos años. Silencio, mucho silencio. La muerte. ¿despertamos?

    — Cristina · 14 noviembre 2010, 01:28 · #

Ayuda Textile